“Yo nunca pensé que iba hablar con la primera dama”

El anciano que asistió a la sede del Gobierno con motivo del Día Nacional de los Envejecientes. Tras finalizar el acto, la primera dama de la república, señora Raquel Arbaje, se le acercó, apretó sus manos, y habló frente a frente con él y le prometió que lo ayudaría.

“Yo nunca he sido tíguere ni he robado tampoco. He trabajado todo el tiempo, fajao con el sudor de mi frente, y vaya a ver cómo yo vivo muerto del hambre, porque mi papá me decía que el hombre no roba” decía el anciano a la esposa del Presidente.

La primera dama Arbaje y el señor José Manzueta González, se dieron un enorme abrazo, a lo que ella le respondió “Así es, y eso es lo que dignifica”. Produciéndose así un dialogo entre ambos.

“yo he pasado tanto trabajo, que acostado en mi casa se me han saltado las lágrimas. Agregaba él. Mientras que ella precisaba “Usted va a tener su casa linda, que usted se merece por su trabajo”. mientras que Manzueta González, solo le agradecía.

El envejeciente, sorprendido exclamó: “Yo nunca pensé que iba hablar con la primera dama”.

Manzueta entregó casi 30 años de su vida al corte de la caña, y tuvo un infortunio. Un día se bañó con agua fría, después de pasar una intensa y calurosa jornada de trabajo. Entonces sufrió intensos y terribles dolores de cabeza, y perdió la visión.

La esposa del presidente ordenó que lo ayudaran, reparándole su casita y mejorando sus condiciones de vida. Hay que ayudarlo en todos sus quehaceres, No puede valerse por sí mismo”, Aseguró la primera dama. Biennn!