Le salvó la vida a cinco personas

Este fue el último adiós que una madre le dio a su hijo en el velorio de cuerpo presente, de Enrique Rivas quien a sus 22 años perdió la vida en un accidente de tráfico, Vargas su madre, lo miraba profundamente por última vez tratando de dejar para siempre esa imagen impresa en su memoria, y para demostrarle cuánto lo amaba le dio un último beso de despedida.

“Es un dolor muy fuerte que tengo adentro, un dolor que nunca pensé que hubiera sentido pero a la misma vez es un dolor muy bonito porque esto es algo de celebración de vida” decia su madre quien no podían contener las lágrimas ante la pérdida de un joven que vivió a plenitud, y que marcó la vida de todos los que lo conocían.

Ricky cómo le llamaban cariñosamente, viajaba por un carretera de curvas peligrosas en un coche que un amigo manejaba a exceso de velocidad, en un momento el chofer perdió el control y se estrelló donde lamentablemente Ricky no tenía el cinturón de seguridad puesto y salió disparado del coche. “Fue a la energía la luz en esa familia me duele mucho” Declaraba Ashlle Gallegos, prima de Rivas.

Una de las cosas que más la enorgullece saber es que todo el mundo lo quería por su espíritu caritativo y sentido comunitario; Ricky, trabajaba en un centro de apoyo donde repartia comida a los más necesitados pero el más grande legado del joven, por el cual siempre será recordado es que el muchacho era donante de órganos y gracias a ese generoso gesto aún después de la muerte a salvado la vida a 5 personas.

La organización, OneLegacy, cuya misión es salvar vidas a través de la donación de órganos nos comentó sobre la importancia de la decisión de Ricky, ya que hoy en día hay más de 110,000 personas esperando por este tipo de donaciones. Su corazón, sus pulmones, su hígado y sus riñones fueron trasplantados en cinco personas que hoy en día tienen esa segunda oportunidad a la vida.

Ahora la señora Rivas, va con frecuencia al lugar donde escucha gabaciones del joven tocando la guitarra. Y se siente orgullosa de saber qie su hijo cumplió con su proposito de vida. El día de su sepelio en el cementerio, la familia quiso despedirse de él celebrando su vida y colmados de felicidad y no de tristeza porque así lo hubiera deseado Ricky.

Mira el video AQUI