Pensó que había engordado fue al hospital y tuvo un “parto repentino”

Una mujer fue a emergencia con un dolor pero nunca se imaginó que estaría embarazada y que esos dolores fueran de parto.

Se trata Tasha Davies, quien dice que no pensó estar embarazada ya que la menstruación le daba normal y aunque subió de peso, pensó que eso se pasaba por el encierro del virus.

“Estuve trabajando muchas horas desde casa durante el aislamiento, comí mucho y no fui al gimnasio, ni hice ningún ejercicio”, explica la mujer.

Pues resulta que le estaban dando vómitos, y luego a poco tiempo de dar a luz le empezó un dolor abdominal tan fuerte que fue al hospital a ver que le pasaba.

“Las enfermeras me preguntaron si estaba embarazada y yo respondí que ‘no’”, agrega.

Le realizaron una prueba y cuando llegaron los resultados estaba anonadada con la noticia. Una hora después ya ella tenía el bebé en brazos. Nació con un peso de 4,28 kilos lo llamaron Alexander.

“Me fui a la cama y pensé que iría por el lavaplatos mañana. Pero, en cambio, fui al hospital y me enteré que iba a tener un niño”, añade el padre del niño con asombro.

Al salir del hospital entonces fue que se pusieron a comprarles ropitas al bebé y todo lo que se considera necesario para el mismo.