Caso Texas

Este es el caso de una infante no presentaba síntomas “comunes” del virus pero su estado de salud empeoraba muy rápido. A pesar de ello y de haber dado positivo en el examen, el personal sanitario decidió no ingresarla y permitir que sus padres la llevaran a casa.

La pequeña, nacida en el estado de Texas (Estados Unidos de norte América), comenzó a sufrir cansancio y vómitos, pero no se le prestó atención por no mostrar “síntomas usuales” de la enfermedad y a pesar de haber dado positivo en los exámenes. Lamentablemente luego de unas horas la niña falleció.

Los progenitores, Quincy Drone y Lastassija White, dijeron a la cadena estadounidense NBC que en el hospital al que acudieron con su hija enferma el personal médico les dijo que “no se preocupasen” porque ese virus “no afecta a los niños” y que la niña estaría bien “en menos de 24 horas”.

Tagan sufrió una grave insuficiencia respiratoria, a las pocas horas de ser diagnosticada, ante la cual sus padres llamaron a una ambulancia. La menor fallec1ó poco después. La madre, Lastassija White, publicó una fotografía de ella junto con la pequeña en la red social Instagram, acompañado de un muy triste mensaje.

“Mi dulce amor, ¿cómo se supone que voy a continuar? Por favor Tagan, mi corazón está tan destrozado que no sé si algún día seré capaz de recuperarme. ¿Cómo se supone que voy a dormir ahora por las noches? Todo lo que puedo oír es ‘mami, ¿puedo acostarme a tu lado?’. ¿Cómo podré continuar sin estas palabras cada noche? Estoy muy perdida, mi amor, todavía me cuestiono las acciones de Dios. ¿Cómo ha podido salvarme hace una semana y ahora hacerme esto? Ojalá me hubiese llevado a mí“, escribe.